MOVIMIENTO SOCIAL DE MUJERES CONTRA LA GUERRA

    El Movimiento Social de Mujeres contra la Guerra y por la Paz es un proceso aglutinador a nivel nacional en donde cuarenta organizaciones (de mujeres, campesinas, indígenas, obreras, de amas de casa, afro, políticas, de iglesia, académicas, estudiantiles, de movimientos juveniles, de desplazadas, de madres comunitarias, procesos regionales de paz, pastoral obrera...) con procesos de base, de distintas regiones del país nos articulamos desde el año 2006 en la apuesta en contra de la guerra y por la paz para:

  •  Articular y desarrollar una agenda común a nivel local, regional y nacional.
  •  Fortalecer nuestros procesos a partir de la construcción de confianzas políticas y alimentar el efecto como un elemento profundamente político y fundamental para construir alianzas y coordinaciones.
  •  Dinamizar los procesos regionales construyendo una articulación nacional sin invisibilizar los procesos de cada organización.
  •  Fortalecer la capacidad de incidencia a nivel individual y colectivo, a nivel local, regional, nacional e internacional.
  •  Avanzar en el ejercicio político individual y colectivo de pasar de remendar lo que destruye la guerra, a la defensa y construcción de nuestros derechos y de los pueblos. 


El Movimiento Social de Mujeres contra la Guerra y por la Paz en su agenda de trabajo ha definido una escuela de formación itinerante de procesos colectivos,  de socialización, concientización, empoderamiento, construcción  que permite que desde las bases se defina qué, con quiénes, para qué y cómo enrumbar las acciones. 

Estas acciones colectivas  han dado vida pública y reconocimiento al movimiento. A partir de esta coordinación, entre las diferentes organizaciones que lo integran, se  ha impulsado eventos como el ENCUENTRO INTERNACIONAL DE MUJERES Y LOS PUEBLOS CONTRA LA MILITARIZACION, que se realizó en Barrancabermeja del 16 al 23 de agosto del año 2010.
   Este encuentro tuvo tres momentos importantes: 
1) Misiones humanitarias a 14 zonas del  país, fue un momento de intercambio de experiencia y de visibilizarían de los efectos de la militarización, 
2) el encuentro académico y 
3) la movilización hacia una base militar norteamericana Palanquero en Puerto Salgar.

En el llamamiento que hace el evento se  reafirma el impulso y dinamización de las cortes de mujeres y de pueblos desde lo local, regional nacional e internacional en la recuperación de la memoria por la verdad, la justicia, la reparación y la no repetición.

Por lo tanto, el mandato del evento sobre las cortes de mujeres se materializa por una parte con el proceso de formación y por otra con el desarrollo de las cortes, las cuales son una acción estratégica que contribuirá a la construcción de la agenda de paz desde las mujeres y los procesos populares.